Blogs

« volver

Info Nutrición

Alimentación y VIH

El VIH o virus de inmunodeficiencia humana afecta a miles de personas a nivel mundial, tanto adultos como niños. Este virus infecta las células del sistema inmunitario alterando o anulando la función de las mismas. La infección va a producir un deterioro progresivo del sistema inmunológico llevando a la persona a una inmunodeficiencia o SIDA el cual se aplica cuando la persona está en los estadíos más avanzados de la infección por VIH. 

La alimentación tiene un papel protagónico en el tratamiento. Se ha demostrado que las buenas prácticas de manipulación de alimentos junto con una dieta rica en vitaminas, minerales, antioxidantes y proteínas ayudan a las personas con VIH a activar las células del sistema inmunológico y evita la pérdida de masa muscular, además de disminuir el riesgo de diarreas o infecciones intestinales.

Por otro lado, el tratamiento con retrovirales aumenta la probabilidad que el paciente sufra de diabetes, enfermedad del hígado graso no alcohólica y dislipidemias, para ello debemos de mantener un estilo de vida muy saludable y trabajar en la prevención de estas enfermedades.

Objetivos de la terapia nutricional

  1. Mejorar la inmunidad relacionada con la nutrición
  2. Mantener el peso corporal
  3. Mantener el cuerpo correctamente hidratado
  4. Reforzar la alimentación con alimentos ricos en hierros, vitamina B12 y omega 3
  5. Optimizar el estado nutricional del paciente

Es importante tener en cuenta que durante la evolución habitual del VIH el individuo pasa por momentos en donde se le hace difícil alimentarse o disminuye el apetito o tiene fiebres. Es en esos momentos donde debemos de reforzar aún más la terapia nutricional para evitar la debilidad y pérdida de masa muscular.

Recomendaciones para la manipulación de alimentos:

       Tener medidas de higiene extremistas para manipular y cocinar los alimentos. Los alimentos ya cocinados no deben permanecer más de 2 horas a temperatura ambiente, se deben conservar en la refrigeradora en envases herméticos.

       Mantener un adecuado lavado de manos antes de manipular un alimento, antes de comerlo y después de haberlo ingerido. No olvidarnos de la adecuada desinfección de las superficies y utensilios de cocina con cloro antes y después de ser utilizados.

       Evitar escoger fruta y verduras golpeada o en mal estado. De la misma forma con los huevos, estos se deben lavar antes de ser consumidos.

       Evitar el consumo de alimentos crudos. Los productos lácteos deben de ser pasteurizados.

 

Escribir un comentario

¿Recordar datos personales?
Comentarios (Puede usar etiquetas HTML para el estilo)