Blogs

« volver

La Columna de Luis Puiggrós

El Real Madrid Sigue Siendo Previsible

blog.jpgLos que siguen mis artículos que escribo en este portal desde el 17 de Octubre de 1999, es decir que acabo de cumplir 13 años, podrán comprobar que desde hace mucho tiempo, sostengo que los problemas del Real Madrid nacen con su actual presidente Florentino Pérez, que con sus actos ha apartado a este club, de ser uno SEÑOR, tal como lo formó Santiago Bernabéu y que conquistó al mundo futbolístico, tanto por su juego como por sus buenas maneras, siempre respetando al rival de turno, ha convertirlo en uno vulgar, al que muchos aficionados comienzan a rechazar.

El problema se agrava cuando el 28 de Mayo del 2010 ficha como entrenador del club al mediático y soberbio portugués José Mourinho.

 

El 31 de Agosto de este año este analista escribió un artículo en el diario El Comercio bajo el título "La cultura del Triunfalismo" que define lo que es este entrenador, que paso a reproducir:

 

"Hoy tanto en la vida como en el deporte sólo vale ganar, no importa la manera. Es la cultura del triunfalismo, si ganas eres bueno y si pierdes te conviertes en malo.

 

Si anotas un gol, así hayas jugado un mal partido, la mayoría de la gente te convertirá en ídolo. Muchos periodistas venden el derbi español como el duelo entre Lionel Messi y Cristiano Ronaldo. A casi nadie le interesa el fondo futbolístico que practican los dos equipos. Sólo les interesa los goles que anotan estos dos jugadores.

 

Con los entrenadores de fútbol sucede lo mismo. A casi todos lo único que les interesa es ganar, no importa cómo, como si el fin justificara los medios. Para los que defienden esta tesis no deberían ver los partidos de fútbol, ni analizarlos. Les bastará que lean El Comercio del día siguiente para que se enteren del resultado, con eso se conformarán. 

 

Todas las propuestas futbolísticas son válidas, pero siempre estará más cerca de la victoria el equipo que lo juegue mejor.

 

Por eso me pregunto. ¿Es José Mourinho un buen técnico? Ha ganado muchas cosas, pero en sus planteamientos muestra muy pocas variantes. Ni como entrenador ni como persona me parece bueno.

 

El actual entrenador del A.S. Roma de Italia el checo Zdenek Zeman lo define genialmente " Mourinho esconde bien su mediocridad como entrenador. Es más mediático que buen técnico". Creo que dio en el clavo.

 

Cuando ha enfrentado al FC Barcelona como visitante dirigiendo al Chelsea, Inter o al Real Madrid siempre ha jugando de chico a grande. Espera a los azulgranas en su campo para jugar con largos pelotazos para aprovechar las fallas de los defensas culés.

 

Repitió este planteamiento el partido de ida de la Supercopa de España de la semana pasada en el Camp Nou, con todos sus jugadores esperando en su campo al FC Barcelona, incluyendo a Benzemá, para jugar con pelotazos largos a las espaldas de los dos centrales barcelonistas. Un planteamiento de juego indigno de la historia del Real Madrid.

 

En el de vuelta, como siempre lo hace en el Bernabéu cuando enfrenta a su eterno rival, los primeros 30 minutos fueron arrolladores, pues le hace un asfixiante pressig que le molesta al FC Barcelona, para luego ir bajando sus revoluciones.

 

Mostró sus pocos recursos, pues jugando en casa y ganando por 2 a 0 antes de los 18 minutos de juego y con un hombre más, en lugar de rematar a su rival, se tiró atrás para defender el solitario gol de ventaja con que terminó el primer tiempo.

 

El Real Madrid se lleva la Supercopa gracias a los cuatro goles que le regaló la defensa culé.

 

Es la cultura del triunfalismo"

 

Si usted amable lector ha seguido por televisión los partidos del Real Madrid de esta temporada 2012/2013, verá que los planteamientos tácticos de Mourinho dirigiendo al equipo de la Casa Blanca se repiten, tanto cuando juega de local o de visita, sea contra equipos grandes o contra chicos.

 

Muchas veces golea aplicando la misma fórmula. Una vez abre el marcador, se arropa atrás, para salir rápidamente en contragolpe, aprovechando los espacios que deja el equipo rival, para terminar anotando más goles, sobre todo en los minutos finales.

 

Así ha goleado a equipos pequeños en la Liga española, durante ya los dos años y  medio que lleva al frente del club, sobre todo jugando en el Santiago Bernabéu.

 

Pero cómo le cuesta cuando le hacen el primer gol, y tiene que variar el libreto. Ahí comienzan los problemas de este malcriado y soberbio entrenador portugués. Tiene que tomar la iniciativa y para eso los merengues no están preparados.

 

Esto se vio claramente reflejado en sus dos últimos partidos que ha disputado contra el Borussia Dortmund por la actual Champions League, tanto en Alemania, perdió 2 a 1, como en Madrid, que empató a dos con un gol de Ozil cuando se jugaba el minuto 90.

 

Partidos de trámite parecido.

 

En ambos juegos los amarillos se colocaron en ventaja, empataron los blancos e inmediatamente los alemanes adelantaron nuevamente en el marcador.

 

Entonces a los del Real Madrid - acostumbrados a jugar con los largos pelotazos de Xabi Alonso, o de Angel Di María, para sus hombres en punta - les tocó bailar con la que no están acostumbrados, pues debió tomar la iniciativa, y sin espacios a sus jugadores les cuesta elaborar la jugada, entonces caen en la imprecisión y se desesperan. Se ve a un Real Madrid torpe y que se estrella contra la defensa rival y se vuelve previsible.

 

Para los que todavía creen en la vieja y errada teoría que los que corren son los europeos y los que juegan son los sudamericanos, la realidad les golpea en la cara.

 

A partir de la llamada ley Bosman en 1995 el fútbol cambió, y ahora se puede afirmar que los que corren son los sudamericanos y los que juegan al fútbol son los europeos.

 

Basta ver jugar a cualquier equipo alemán y seguir cualquier torneo de esta parte del mundo, sea los campeonatos locales o las copas Libertadores y Sudamericana para darse cuenta.

 

El Bayern Munich, el Borussia Dortmund y la selección alemana son un ejemplo. Cómo juegan al fútbol.

 

Cuando la jugada nace de la salida de su portero o cuando recuperan rápidamente el balón a través de un pressing asfixiante desde la salida del rival, siempre lo tratan en primera y a ras del piso, descolocando con su rapidez a la defensa rival. Sólo lo levantan cuando ejecutan un tiro de esquina o cuando realizan una jugada preparada a la salida de una falta.

 

Da gusto verlos jugar.

 

José Mourinho es un buen técnico, no el que nos quieren pintar, que aparentemente sólo tiene un libreto y hace a sus equipos totalmente previsibles. El Real Madrid bajo su dirección, es un buen ejemplo de ello.      

Escribir un comentario

¿Recordar datos personales?
Comentarios (Puede usar etiquetas HTML para el estilo)