Blogs

« volver

La Columna de Luis Puiggrós

La expulsión lo cambió todo

nani.jpg

A los muchos problemas que tenía el Real Madrid, entre ellos el posible cambio de entrenador, no sólo por los malos resultados obtenidos hasta entonces, por el mal ambiente que existe en ese camarín, con José Mourinho como siempre como protagonista, o por el juego exhibido en la actual temporada, enfrentaba dos semanas especialmente complicadas.

En ese lapso le esperaban cuatro partidos decisivos, dos contra el FC Barcelona, primero por el partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey en el Camp Nou y el juego de la segunda rueda por la Liga española en el Santiago Bernabéu, y dos contra el Manchester United, primero de local y luego de visitante, por los octavos de final de la Liga de Campeones, que podían acelerar los acontecimientos.

 

Los cuatro encuentros los superó con nota alta, mas por el resultado que por el juego desplegado, ganando  tres de ellos - dos en calidad de visita - y empató en casa el restante, confirmando de esta manera que el estilo de juego diseñado por José Mourinho para todos los equipos que dirige: el del contragolpe, que resulta su mejor y casi única arma. Cuando se enfrenta a equipos chicos o está con el marcador en contra, sus equipos que dirige tienen que asumir las riendas del partido y ahí es cuando a éstos les cuesta romper las cerradas defensas rivales.

 

Esta es una de las razones del porqué ha perdido tantos puntos en los que va de la Liga Española y está a trece puntos de los azulgranas.

 

Curiosamente en la segunda división, llamada la Liga Adelante, actúan las filiales de ambos equipos, y después de la jornada 29 de 42 que marca la temporada, también los culés superan largamente a los merengues en esta división. Le han sacado 11 unidades. Hasta esta fecha el FC Barcelona marcha con 46 puntos contra 35 de los merengues.   

 

Sus equipos se agrupan muy bien atrás, para salir en rápidos contragolpes, especialmente este Real Madrid que cuenta con Cristiano Ronaldo, que con su rapidez y sus goles hace aún más potente ese sistema de juego, que con el delantero portugués se hace más explosivo. Cuando éste no está, el equipo lo siente y puede que haya ingresado en una Ronaldo dependencia. Mourinho se siente a sus anchas utilizando dicho planteamiento de juego  

 

Así planteó la mayoría de los partidos cuando entrenó al Porto de Portugal, el Chelsea de Inglaterra, el Inter de Milán, y ahora a los merengues, con un común denominador: Hasta ahora a los tres primeros equipos que entrenó, entraron en crisis una vez que el portugués los dejó. Ahora que todo indicaría que dejaría la dirección técnica de los de la Casa Blanca a final de temporada ¿Sucederá lo mismo?

 

Confirman las apreciaciones que el Real Madrid de la mano de Mourinho juega mejor al contragolpe, las declaraciones - antes del encuentro de vuelta de la Liga de Campeones, disputado en el Old Trafford entre el Manchester United y el Real Madrid - de Alex Ferguson luego de espiar a los de la Casa Blanca en su partido de vuelta contra el FC Barcelona por la Copa del Rey, previo al trascendental encuentro de este pasado Martes.

 

Luego del partido jugado en el Camp Nou, el escocés declaró que tenía la fórmula de derrotar a los blancos en Manchester. Utilizar el mismo sistema de juego que aplica el Real Madrid, es decir bien parados atrás, para salir con rápidos y certeros contragolpes, pues los merengues al tomar la iniciativa en ataque, no encuentran los espacios en las defensas rivales. Le ha pasado esta temporada cuando está en desventaja o se enfrenta en la Liga Española a equipos chicos.

 

Para eso dejó en el banco a jugadores ofensivos como Wayne Rooney, Antonio Valencia, Javier "Chicharito" Hernández, Shinji Kagawa y Ashley Young, para utilizar un 4-4-1-1, con dos líneas de cuatro, conformada la primera por Rafael, Ferdinand, Vidic y Evrá, y delante de ellos a Nani, Carrick, Cleverley y Giggs, para cerrar todos los espacios a los madridistas, con los volantes externos Nani y Giggs tapando la subida de los laterales merengues Arbeloa y Coentrao, dejando como enganche a Welbeck y en punta al peligroso Van Persie.

 

El Real Madrid con su acostumbrado 4-2-3-1, con la novedad de Diego López en el arco, y con casi la misma alineación de siempre: Arbeloa, Varane, Ramos y Coentrao; Khedira y Xabi Alonso; Di María, Ozil y Cristiano Ronaldo, dejando en punta a Higuaín, que sólo anota contra equipos chicos, contra los grandes pareciera inhibirse, no está habituado a enfrentar equipos con ese planteamiento, fue a chocar reiteradamente contra el murallón rojo, sin exigir al español De Gea.

 

Para los locales todo funcionó a la perfección hasta el minuto 60, incluso se habían puesto en ventaja con el autogol de Ramos reiniciado el encuentro en la segunda etapa, cuando a mi juicio, en un error del joven árbitro turco Cuneyt Cakir de 36 años, expulsó, mostrándole directamente la tarjeta roja, a Nani cuando mirando el balón y no quien venía detrás, levantó su pierna para buscarlo, impactando en el cuerpo de Arbeloa.

 

En ese momento cambió fundamentalmente el partido y la eliminatoria.

 

Si a esto agregamos los buenos cambios realizados por Mourinho, Kaká por Di María, Pepe por Ozil cuando estaban en ventaja, y sobretodo el ingreso de Modric (volante) por Arbeloa (defensa) cuando el marcador favorecía a los rojos por 1 a 0, que además el croata fue el autor del gol de empate, recién entonces los merengues encontraron los espacios, para voltear el encuentro, ganándolo y clasificar para los cuartos de final.

 

Tuvo la fortuna el Real Madrid que el árbitro, con esa decisión, desniveló el partido.

 

Pero este equipo merengue, al estilo de Mourinho, superó estos cuatro partidos, que lo hacen ilusionar con la conquista de su décima Liga de Campeones y de la Copa del Rey cuya final la disputará en el Santiago Bernabéu el 17 de Mayo de este año contra el Atlético de Madrid, que como era de espera ya comenzó a perder fuelle, pues los rojiblancos fueron eliminados en los dieciseisavos de la Europa League y ya cayó al tercer lugar a 14 puntos del líder el FC Barcelona en la Liga Española

 

Para los blancos la Liga Española de esta temporada se le ha puesto muy difícil, pues a 11 jornadas del final está en segundo lugar a 13 puntos del FC Barcelona.  

Escribir un comentario

¿Recordar datos personales?
Comentarios (Puede usar etiquetas HTML para el estilo)