Blogs

« volver

La Columna de Luis Puiggrós

Terremoto en la FIFA y en la CSF

leoz.jpg

Distintas entidades y personas habían denunciado supuestos actos de corrupción en el seno del órgano rector del fútbol mundial.

Entre ellos estaban los posibles actos de soborno cometidos por algunos dirigentes en la entrega de la organización de los mundiales para el Rusia 2018 y Qatar 2022 - se habla de compra de votos - que habían sido las candidaturas peores evaluadas por la comisión designada por la misma FIFA que encabezó el chileno Harold Mayne Nicholls, y que sorpresivamente fueron las ganadoras.

 

El segundo escándalo nace con la entrega de los derechos audiovisuales concedidos por la FIFA a la empresa ISL para que ésta comercializara sus distintas competiciones, hasta su quiebra en el 2001, en la cual se incriminaba a Joao Havelange, Ricardo Teixeira y Nicolás Leoz de recibir sobornos para favorecer a la mencionada empresa.

 

Tan fuertes fueron los rumores que la FIFA creó una comisión especial encabezada por el alemán Hans Joachim Eckert para que estudiara lo sucedido.

 

En vísperas que esta comisión dictaminara su fallo, Joseph Blatter anuncia que irá por otra reelección como presidente de este organismo, mandato que termina a mediados del 2015.

 

Recordemos que Blatter cuando asumió dicha presidencia en 1998, reemplazando precisamente a Joao Havelange, inmediatamente anunció que cumplirá su mandato hasta el 2002 y con bombos y platillos aseguró que sólo iría a una sola reelección, vale decir hasta el 2006, y luego daría paso a otros dirigentes.

 

Pero la ambición rompe el saco.

 

Cuando se acercaba el fin de su segundo mandato, alegó que las elecciones para presidente de la FIFA, no podían coincidir con la realización de la fase final de los mundiales de fútbol - chocaba con Alemania 2006 - y decidió prorrogar su mandato una año más, cosa que se consumó. Inmediatamente los dirigentes de la CSF, encabezados por Nicolás Leoz, cuyo mandato también acababa en el 2006, se reeligieron hasta el 2007.

 

Los dirigentes de ambos organismos se volvieron a reelegir hasta el 2011, y luego hasta el 2015.  Blatter incumplió su palabra dada en varias ocasiones.

 

Con el fallo ad portas, a Blatter le molestaría la sombra de dudas que han caído sobre Joao Havelange, que desde que se retiró, quedó con el título honorífico de Presidente Honorario de la FIFA, Ricardo Teixeira, destituido como miembro de la FIFA y Presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol y Nicolás Leoz, como miembro de la FIFA y presidente de la CSF.

 

Curiosamente la semana pasada Nicolás Leoz anunció la renuncia a su cargo en la FIFA y pone a disposición el de presidente de la CSF, para que en esta semana, en la reunión de urgencia del Comité Ejecutivo de la CSF, decidiera su suerte.

 

Pero los miembros de este Comité Ejecutivo no esperaron.

 

El Miércoles pasado un comunicado de este organismo indicó que a Leoz de 84 años y presidente de la CSF desde 1986, es decir 27 años, le revocaron su mandato, quedando como presidente el actual vicepresidente Eugenio Figueredo un uruguayo de 81 años y también de mucho recorrido en la CSF, hasta que se cumpla el período que termina el primero de Mayo del 2015, y en el Comité Ejecutivo de la CSF que se reúne esta semana, se verá a su reemplazante como vicepresidente de dicho organismo.

 

Hoy Martes 30 de Abril del presente año se anuncia que Joao Havelange ha renunciado a su cargo de Presidente Honorario de la FIFA.

 

Entonces el presidente de la Comisión especial de Disciplina encabezado por el alemán Hans Joachim Eckert, da por cerrado el caso de la comercialización de los derechos audiovisuales de las competiciones organizadas por la FIFA.

 

Además manifiesta que existe la certeza que se desviaron considerables sumas de dinero hacia Joao Havelange, Ricardo Teixeira y Nicolás Leoz, sin que se pueda demostrar que éstos hayan prestado servicio alguno. Los pagos se realizaron entre 1992 y Mayo del 2002.

 

El documento indica que con la aceptación del soborno por parte de los implicados y sus renuncias, la investigación concluye y que sólo se ha vulnerado la ética.

 

Pero el bochorno no acaba ahí. En la noche de ayer Nicolás Leoz, antes de la reunión del Comité Ejecutivo de la CSF, ingresa a una clínica de Asunción Paraguay, indispuesto, seguramente para eludir dicho comité, pues en la tarde de hoy regresaría a su domicilio.

 

Todavía queda pendiente el otro tema, el de la dudosa designación de los dos próximos mundiales a Rusia y Qatar, de las cuales existen numerosas denuncias de compras de votos.

 

Hasta el momento Joseph Blatter ha salido indemne. Lo que sí ha demostrado es no tener palabra, pues afirmó que solo estaría máximo 8 años como presidente de la FIFA y ya lleva 15, seguramente cumplirá los 17 en el 2015 y si lo vuelven a reelegir serán 21 años al frente del máximo organismo del fútbol mundial, Una vergüenza.

 

Recordemos que Joao Havelange cuando era presidente de la FIFA presionó a los presidentes de las 10 Federaciones Sudamericanas para destituir en 1986 a Teófilo Salinas como presidente de la CSF, pues el peruano, defendiendo a Sudamérica, se enfrentó a Havelange, pues éste le quitó el mundial de 1986 a Colombia para entregárselo a México, como también lo hizo con Chile, al cual Havelange permutó las sedes del mundial juvenil de la FIFA, le correspondía a Chile el de 1985 y a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas el de 1987, pero por una cuestión de bebidas gaseosas, una marca internacional sponsor de la FIFA entró al mercado ruso en 1985, los cambió. Fue URSS 1985 y Chile 1987.

 

Saben quien reemplazó a Teófilo Salinas como presidente de la CSF en 1986. Si adivinó, Nicolás Leoz. El que la hace la paga. Hoy tanto Havelange como a Leoz prácticamente los han echado de la FIFA por casos de corrupción, aceptada por ellos.

 

Las dimisiones de Havelange y Leoz, no deben de quedar impunes. Deberían de devolver el dinero mal habido, ser suspendidos de por vida, pues la sola acción que dimitan es un pésimo ejemplo para todos, especialmente para la juventud.

 

Esto debe de suceder con todos los dirigentes corruptos. Cuando se está mucho tiempo en el poder la tentación es muy grande. Que pongan en remojo algunos de los actuales dirigentes de la CSF.

 

Después nos dicen que hay que aplicar el Fair Play, cuando son ellos los primeros en pasárselo por encima. 

Escribir un comentario

¿Recordar datos personales?
Comentarios (Puede usar etiquetas HTML para el estilo)