Blogs

« volver

Zéfiro

Personalidades antipáticas

Image41.jpg

Lograr socializar con los demás es un don y capacidad que no resulta sencilla para todas las personas por una serie de factores como niveles de expresión, nivel cultural, así como niveles de autoestima y actitudes hacia lo nuevo por conocer. Sin embargo, es evidente que existen personas que con solo conocerlas y observarlas desenvolverse, hablar y desplazarse minutos son capaces de caer como coloquialmente se dice "antipáticos (as)" por una serie de razones que desde Zéfiro abordaremos.


Si bien no somos moneda de oro para caer bien a todo el mundo, existe un tipo de sentimiento que puede generar que alguien sea visto de mala manera por otra sin haber hecho nada para que ocurra. Con ello me refiero a la envidia, sentimiento que surge en una persona hacia otra porque se compara con ella, porque le molestas sus logros, porque tiene lo que la otra no tiene o porque simplemente se ve en paz y feliz. El envidioso (a) suele decir de quien envidia que le cae antipático (a) y nunca suele dar un sustento claro al respecto y si lo da, el resto podrá notar claramente que habla por envidia. 

Fuera de lo descrito, si existen personas que se comportan de un modo tal que son rechazados inmediatamente por quienes los conocen. Y es que su lenguaje verbal y no verbal, actitudes y forma de proceder con los demás siempre es áspero, voluble o agobiante y terminan siendo vistos como "insoportables" y "antipáticos".

Perfil de comportamiento de un antipático (a)

1.- Modales y para lenguaje (tono de voz) altanero: Es gente que si por ejemplo llega  a un recinto donde hay más personas le cuesta saludar decentemente, mira por encima del hombro a los demás y cuando se expresa hacia alguien siempre deja denotar un tono áspero, disgustado, mal humorado o sarcástico.

Desconfía de todo y de todos y le cuesta ser amable. Muchas mujeres de perfil light son así y cuando preguntan algo a la hora de comprar hacen pasar malos ratos a los vendedores porque los dejan con la palabra en la boca, buscan pleitos o no saben ser corteses con visitas en casa, con la familia y mucho menos con gente que consideran una amenaza desde que los ven (por envidia y serios complejos de inferioridad que las aqueja).
Hay también miles de varones arrogantes, que solo saludan a quienes les parece y demuestran fastidio por mínimas cosas y hasta en sus labores son patanescos con sus compañeros, con las personas a las que tienen que darles un servicio, etc.

2.- Discriminan a cierto tipo de personas: Un antipático (a) necesita sentirse con poder, suele ser soberbio (a) y un buen ejemplo son estas mujeres pobres de espíritu que tratan fatal a las empleadas que laboran en sus casas (del servicio doméstico) y las gritan todo el día, solo las critican y encima hablan mal de ellas con quienes tengan oportunidad porque comportarse así las hace sentir "señoras, amas de la casa, damas de sociedad" y solo reflejan su pobreza interior, baja autoestima y falta de ecuanimidad y generosidad con los demás. 

3.- Buscan criticar o hablar mal de alguien que en el fondo envidian: Las personas antipáticas son frustradas (no saben vivir, no conocen sus talentos, no saben bien que los hace felices y necesitan ayuda profesional) y como ocuparse de ellos mismos es algo que les cuesta porque poseen necedad, voluntad débil y son además obstinados, desatan su frustración sobre gente que ven en paz o son el espejo de lo que ellos (ellas) quisieran ser, pero no tienen decisión para lograr. Y por ello los antipáticos son especialistas en hablar mal de todo el mundo, de incluso obsesionarse con criticar y hallarle defectos a determinada persona porque la envidia que le tienen los lleva a buscas destruirlos porque su desequilibrio los hace sentir una ira irracional y odio que no pueden controlar. 

4.- No saben ser agradecidos y mucho menos reconocer errores: Cuando un antipático sabe que como dice el dicho "metió la pata" se hace de la vista gorda y solo sus gestos torpes, cabeza gacha, mirada evasiva, oraciones incompletas al hablar, movimiento de brazos extraños y caminar y postura particular comunican que siente vergüenza y la conciencia los golpea desde el interior. Por ego, orgullo, obstinación y también por rivalidad, las personas antipáticas no soportan sentir que pierden (la idea los enfurece) y como no saben mirarse son incapaces de pedir perdón y mucho menos reconocer un error con humildad.

¿Recuerdan alguna vez  haber acudido a la ventanilla de un banco,  buscar un servicio de equis cosa y ser atendido (a) por gente antipática que primero te mira de pie a cabeza y si le inspiras envidia o solo por verte en paz te ha tratado fatal y te ha complicado los trámites y el día? Seguro que si ¿verdad?. Y un trámite que se suponía duraría media hora duró dos porque el antipático (a) te puso mil trabas en el camino para lograrlo. 
 Lastimosamente como este tipo de gente hay millones en el mundo entero. 

5.- Son convenidos (a): Cambiantes como el clima, los antipáticos tratan bien a alguien si les conviene hacerlo porque la hipocresía es una estrategia para lograr sus objetivos. Es gente que poco o nada le importan los demás y son bastante egoístas y si hoy ni te saludan, puede ser que porque les conviene luego lo hagan con las mayores atenciones porque buscan obtener algo de quien en el fondo no soportan. 

6.- No soportan verte dichoso si tienes pareja: Una de las peores cosas que puede desatar la ira de los antipáticos es ver a una pareja contenta, mucho más si el antipático (a) no la tiene y no maneja su soledad con paz. Por tanto si por ahí te los cruzas estando con tu pareja puede que te mire atroz, pase de largo o si irremediablemente tienes que lidiar con ellos (ellas) se porte de modo extraño o con malas formas

Muchas jefas amargas tratan fatal a sus empleadas porque las ven jóvenes, bellas y encima que tienen alguien que las ame de verdad, algo que ellas no tienen por razones que la víctima del mal trato desconoce. Sin embargo como no soportan su dicha comienzan a hacerles la vida a cuadros en el trabajo, a ponerles trabas y solo si ven a sus víctimas con cara de pena bajan algo la guardia. ¿les horroriza zeferinos?. De estos males vive lleno el mundo y con tales injusticias conviven muchos. 

7.-  Todo los cuestionan: Nunca parecen estar contentos con nada y siempre necesitan tener la última palabra, no saben dialogar y es imposible tener una conversación educada y alturada con ellos (ellas) sin discutir. En la calle son esas personitas alteradas (damas y caballeros) que sacan la cabeza por la ventana a gritar como desquiciados, a insultar, la gente que le mete el carro a otra solo para competir, etc etc y obviamente: "ellos (ellas) jamás tienen la culpa".

8.- No pueden recibir algo sin un pero o una espantosa mueca: No es gente preparada ni para dar ni para recibir, traen mucha frustración por dentro y si les das un servicio, regalo, o lo que fuese siempre ponen una cara de fastidio, salta la mueca en la boca o la ceja levantada o el ruido al respirar como roncando que denota su contención, pero necesitan expresar ira y más ira.

Detrás de una persona antipática existen muchas razones para que hoy se comporten como lo hacen. Algunos de ellos fueron engreídos en extremo de pequeños y se creen con derecho a todo, no les inculcaron buenos valores ni generosidad, otros imitan a sus progenitores en la superficialidad; también están los que desde muy chicos se sintieron inferiores (con baja autoestima) tal vez de apariencia o profesional y creen que nadie los quiere, nadie los valora o nadie los elige y se fueron amargando contra la vida y contra los seres que en ella habitan para desfogarse de sus desilusiones. 

Seguro Zeferinos que ya sus memorias tienen claro a varios (as) de los antipáticos (as) con los que se han topado o tienen cerca en sus vidas y se preguntarán ¿Cómo lidar con ellos?
La respuesta no es una, son varias y depende de lo que el antipático represente en tu camino. Sino es cercano y solo fue circunstancial conocerlo (a)  te queda marcar distancia, no darle mucha importancia sino tienes nada que tratar con ellos y compadecerte de su proceder. Y si por ejemplo te toca que te atiendan en un aeropuerto, ministerio, empresa (y es inevitable) te queda ser sobrio, atento, hacer lo correcto, pero de ningún modo caer en sus provocaciones, abrir bien los ojos y los sentidos para estar listos a reclamar si te hacen problemas de la nada. 

Y es que un antipático es inseguro (a) y se desarma de inmediato si tu querido (a) lector sabes bien comportarte, tus derechos y encima eres culto y como dice el dicho, te sobra personalidad y a ti no te la hacen o hacen perder el día personitas amargadas con la vida.
Si forma parte de tu ambiente laboral sí que el asunto es más complicado y te queda hacer tus labores con responsabilidad, tino, orden y sobre todo: anota, anota y guarda toda prueba de comunicación si por ejemplo esa persona es tu superior o tiene que organizar algo contigo en la empresa porque si busca hacerte quedar mal o indisponerte, papelito manda, prueba manda y con las que tengas podrás defenderte. Es terrible tener que vivir así, pero hay centros laborales donde a mucha gente no les queda otra opción para tener paz; no olviden que algunas personas complicadas ingresaron por ayuda externa a un centro laboral, pero a la larga siempre tienen antecedentes de intolerantes, conflictivos y nadie quiere hablar mucho con ellos. 

Algunas personas  que no conocieron bien a sus parejas y se lanzaron a una relación descubren con el tiempo dicha pareja  se les hace antipático (a), insoportable y el respeto, admiración, etc que hacen que prevalezca el amor desaparecen, o se dan cuenta de que realmente jamás amaron a esa persona y ahora el tener una relación con ellos (ellas) los agobia y hace de sus días un calvario. Tal situación suele terminar en rupturas definitivas porque es lógico que nadie busque vivir en desdicha y porque las personas complicadas que no buscan mejorar por si mismas son necias y no admiten que son los responsables de que tarde o temprano se les rechace.

Y si luego de leer este post has descubierto que "te haces antipático (a)" a los demás es hora de mirarte por dentro, evaluar qué pasa contigo, que te frustra tanto y tomar decisiones para renacer, mejorar e ir por tus metas y sueños con voluntad, sin vivir dañando todo y a todos los que forman parte de tu camino porque solo de ti depende lo que quieres llegar a ser. 

Escribir un comentario

¿Recordar datos personales?
Comentarios (Puede usar etiquetas HTML para el estilo)