Blogs

« volver

Zéfiro

¿Por qué se quiebran las relaciones humanas?

Image6.jpg
Cuando las personas interactúan establecen lazos según sea su nivel de afinidad, rol que les toca ocupar o por circunstancias inevitables. Sin embargo, cada quien se comporta según sea su nivel de valores, nivel cultural y esencia, elementos que definirán si las personas pasan a ser conocidos, amigos o entablan relaciones emocionales más estrechas en diversos roles.

Y si bien todos los humanos cometemos errores, de la capacidad para mirarse, mejorar por dentro y asumir con humildad lo necesario por pulir dependerá la solidez de dichas relaciones humanas o su completo resquebrajamiento.

Cuando las personas dicen que existen cosas que no se pueden perdonar, siempre digo que no es que no se puedan perdonar, lo que ocurre es que se puede decidir no aceptarlas y elegir por ley del libre albedrio con quienes socializar y con quienes estrechar lazos fuertes.
Por ello, veamos juntos desde Zéfiro que tipo de actitudes y antivalores dañan las relaciones humanas cuando se actúa invadido por egoísmo, ego, arrogancia, soberbia, deseo de poder, falta de humildad y evasión de la bondad.

1.- La mentira: Es el antivalor más conocido de todos y resquebraja relaciones humanas cuando quien miente o pone pretextos para ocultar una verdad o verdades por fines específicos (miedo, egoísmo, comodidad, ego, ambición, etc) actúa de manera deshonesta eligiendo así dañar a alguien que no lo merece porque nadie merece ser víctima de una mentira y mucho menos si aquellas personas han brindado honestidad.

La mentira daña todo tipo de relaciones humanas porque mata la confianza y como mencioné antes, se puede perdonar, pero cada quien tiene derecho y libertad de decidir si continuar manteniendo comunicación con quien mintió o no  y no por apartarse es mala persona o es cruel, solo que prefiere seleccionar  a sus cercanos cuando está en sus manos hacerlo. No siempre se pude vivir librado de los mentirosos cuando por asuntos de trabajo toca laborar cerca de ellos o con ellos (ellas) y solo queda la educación, prudencia y respeto para evitar ingresar a conflictos inmanejables.

2.- Invasión del espacio y la privacidad: La prudencia, pertinencia y don de gente tiene que ver con la bondad y valores sembrados desde niños, pero existen personas que por inmadurez, conflictos no resueltos, falta de escrúpulos, impulsividad, ansiedad, ira, ego, competencia, entre otros, hace caso omiso al respeto que merecemos todos  y por diversas razones actúan sin escrúpulos y deciden invadir el espacio y privacidad de sus semejantes.

 Miles ponen pretextos como en el caso de los periodistas de espectáculos que deciden actuar sin ética, o como profesionales de toda profesión que esconden las acciones más disparatadas e irracionales y siempre hallarán un pretexto para justificarse.
Invade el espacio y privacidad un amigo (a), un compañero (a) de labores, un jefe (a), un pariente, la pareja, etc por tantas razones extrañas como: deseo de control, miedo, celos,  morbo, ira, envidia, competencia, deseos de sabotear algo, etc y la justa razón no es escuchada porque los bajos fines imperan y se imponen en el proceder

Y cuando se es blanco de este tipo de personas la sensación de lástima aumenta día a día y sin duda resulta imposible entablar lazos al menos educados con gente que no conoce el rol de la palabra. Todos hemos conocido alguna vez gente imprudente, gente que se presta para acciones indebidas, gente obsesiva y gente sin criterio para vivir en paz y solo queda dejarlos pasar hasta que se cansen o el calendario les haga ver que se pierden a sí mismos.

3.- Falta de gentileza y educación: Si bien no es correcto esperar nada de nadie, las personas gentiles sienten incomodidad con las personas extrañas de conducta e impulsivas o ambiguas, las personas que se comunican de manera normal y saludable, no empatizan con quienes no inspiran confianza o son cambiantes como el clima porque los códigos de comunicación son distintos. 

Por ejemplo, le ocurre a miles  de personas maravillosas tener que lidiar día a día con un jefe o jefa de carácter irritable, cambiante de ánimo (persona a la cual a veces ya no se sabe cómo tratar o se termina por anhelar no verle la cara mas por búsqueda de paz).

Nadie quiere ser amigo de la persona más agresiva del mundo o de la persona más manipuladora y deshonesta y mucho menos abrirse a confiar y dialogar con ella (él) porque por actitudes y proceder se sabe que no reconoce errores o es capaz de volverlos a cometer porque no tiene valor para mirarse o porque tiene mil rollos en el alma que resolver.

4.- Agresividad: Se puede ser agresivo con palabras, actitudes o con acciones específicas y las mismas van lastimando y si bien se pueden comprender, compadecer y perdonar, como repetí antes, desgastan relaciones humanas y cada quien es libre de elegir con quien lidiar.
Por agresividad tantos padres han perdido el cariño de sus hijos, tantos amigos han perdido a su mejor amigo (a), tantas parejas han roto lo que alguna vez los unió y tantos compañeros de estudio, trabajo etc dejaron de darse hasta el saludo porque una de las partes o ambos así lo decidieron. Y es que podemos ser tolerantes y compasivos, pero se elige ser víctima eterna o continuar caminando libre de la presencia de personas equivocadas.

El silencio se considera la peor forma de agresividad para muchos especialistas, pero también es el único camino para marcar distancia y tener paz interior y evitar herir o desatar lados oscuros que son tan sencillos de pisar por ira, impotencia e indignación. Por ello, siempre comparto la idea de muchos filósofos y pensadores acerca del silencio, actitud para mantenerse equilibrado, seguir caminando sin perder la fe y compasivo con el ayer.

5.- Arrogancia, ego: Cuando las personas buscan minimizarse unas a otras, desean controlar, doblegar, competir, dominar demuestran su incapacidad de nobleza y sentimientos puros. Por ego tantos hombres y mujeres de hoy buscan jugar con los sentimientos de las personas que escogen como si fuese un ave de caza, por ego y deseo de control tanta gente equivocada usa a personas débiles de espíritu y carentes de autoestima para sentirse especiales y únicos. Por ego y egoísmo tanta gente lleva doble vida, caretas y no puede sostener una mirada limpia y mucho menos admitir una sola falta.

6.- Egoísmo: El egoísmo brota en las personas que solo piensan en ellas mismas y son incapaces de solidarizarse con su prójimo y es mucho más complejo cuando esta actitud se da entre personas de roles más cercanos como familiares, amigos personales, etc. El egoísmo es la incapacidad de dar y la ausencia de nobleza para poder amar con dicha porque posiblemente no se aprendió, no es innato en la esencia o por daños del ayer surgió como mecanismo de defensa.

Y sin embargo no existe acción sin consecuencia y las relaciones humanas se resquebrajan, muere la admiración si es que existió en algún grado y no hay explicaciones largas ni cortas que borren lo vivido, tan solo queda comprender, aprender, desear mucha luz para esas personas y seguir caminando.

Nacimos con talentos maravillosos, todos somos maravillosamente distintos, pero los valores se eligen, se deciden arraigar en el alma y en la mente y la nobleza es algo que va ligado a la conexión espiritual que se tiene con el creador. Todos somos pecadores, pero hay errores que se cometen por impulso y hay otros que se planifican y pese a ser inteligentes  cuando se elige negar que se hace lo incorrecto por arrogancia, orgullo y necedad  ocurre que  como el agua y el aceite que se mezclan, pero no se juntan, quienes   no son afines en valores y sobre todo en llevar a Dios por dentro se conocen solo para aprender uno del otro, ser más fuerte y generar cambios de vida notables. Por decisión o por destino existen personas que solo permanecen en nuestras vidas el tiempo necesario.

A veces quien más te daña te enseña tanto y deja tanto si se aprende a ver con paciencia cada aspecto nuevo conocido. Y a partir de entonces la vida toma un vuelvo maravilloso si se decide  pensar con inteligencia, humildad y compasión.
No podemos esperar que las personas sean justas, nobles, rectas, limpias, no podemos esperar nada, excepto del creador y maravillosas actitudes en personas que lo llevan por dentro, nada tienen que ocultar y saben comunicarse con bondad y humildad.

Cuando busques resolver un problema piensa, decide y actúa con honestidad. Y si prefieres los atajos e incorrecto y nada logras, no te quejes ni enfurezcas; solo ten en cuenta que en apariencia nada cambiará y sin embargo, todo cambia, todo pasa, se transforma y el pasado, el presente y el futuro brillarán o serán el callejón oscuro sin salida que hasta hoy no logras ver porque no existe acción sin consecuencia y en tierras de paso solo brotan hermosos jardines repletos de flores cuando la siembra se hace con el alma limpia. 

Ya lo saben Zeferinos, las relaciones humanas son como el cristal fino que se daña con antivalores y  solo decidir ser mejores, justos y transparentes permite ver la vida con satisfacción y alegría.

Escribir un comentario

¿Recordar datos personales?
Comentarios (Puede usar etiquetas HTML para el estilo)